martes, noviembre 30, 2010

Oscura de Guillermo del Toro y Chuck Hogan

Hace varios meses platicamos de Nocturna, la primera parte de una trilogía de novelas de vampiros de Guillermo del Toro y Chuck Hogan. Trilogía muy bienvenida después de que Stephanie Mayer y Anne Rice se esforzaron en echar a perder el género.

Desde hace unas semanas está disponible la segunda parte, Oscura.

En esta entrega, además de los personajes que ya conocemos, Sardú, el vampiro; Setrakian, el cazavampiros; Eph y Nora, los epidemiólogos; Zak, el niño cuya madre se convirtió en vampiro y busca reclamarlo; Vasili, el exterminador; Gus, el mexicano reclutado por los Antiguos y Palmer, el millonario viejo que anhela la inmortalidad; se agregan unos nuevos. El que yo encuentro más notable de los personajes que se introducen en esta segunda parte es el Ángel de Plata, un exluchador que vive en el anonimato y la pobreza después de haber sido un ídolo del cuadrilatero y del cine, y que ve, en la infestación neoyorquina de vampiros, una oportunidad para ponerse de nuevo su máscara.

De todos los homenajes que he visto dedicados al Santo este ha sido el mejor. No voy a arruinarles la historia así que sólo diré que hacia el final del libro, el Angel de Plata se da de bofetadas con el mismísimo Sardú. Pero no se espanten, la historia no se convierte en una de luchas.

Hay, además un elemento numismático en esta novela que no estaba en el primer libro. Si leyeron Nocturna (y si no lo han hecho dejen de leer esta bosta ahora y vayan corriendo a conseguirla) se acordarán que hacia el final, Setrakian, Eph y Vasili logran exponer a Sardú a los rayos del sol esperando aniquilarlo e irse a sus casas muy contentos.

Bueno pues no pasó eso. Sardú no explota en cenizas como el resto de los vampiros, nomás se rostiza y se va cantando "Hello, my baby. Hello, my honey. Hello, my ragtime gal. Send me a kiss by wire..." (aunque uno luego se entera que la piel se le está cayendo a pedazos y necesita un cuerpo anfitrión nuevo).

Ante esa contrariedad, Setrakian, quien lleva toda su vida cazando a Sardú, recurre a la búsqueda del Occido Lumen (ese es el objeto numismático), un libro antiguo y ficticio que yo digo que ya se ganó su lugar en la lista de libros ficticios en la que está el Necromicon y la Enciclopedia Galáctica. En el Occido Lumen está encerrado el secreto para destruir a Sardú, o más bien al vampiro que usa el cuerpo de Sardú y que busca apoderarse de toda la humanidad.

Descubrir ese secreto en la páginas del Occido Lumen requerirá del sacrificio de algunos de los protagonistas.

La historia, igual que en el primer libro, es contada casi con calidad de guión cinematográfico, en viñetas, cortas, concisas y contundentes que se van entrelazando. A lo largo de la narración de Oscura, como en Nocturna, hay interludios de la vida de Setrakian. En ellos uno sigue la trayectoria del cazador de vampiros después del campo de exterminio y se entera del origen del corazón vampírico que Setrakian ha conservado durante décadas.

Hay un enmascarado de plata, hay vampiros-nazis, hay astronautas que ven desmoronarse al mundo desde órbita, hay vampiros antiguos a los que Sardú les está comiendo el mandado, hay explosiones nucleares y hay ruina, muertes horribles y destrucción. Al final uno se queda preguntándose ¿qué van a hacer Guillermo del Toro y Chuck Hogan para componer la situación -o descomponerla más- en la tercera parte, Eterna?

Lean Oscura, es un excelente nudo previo al desenlace que muchos ya esperamos para el próximo año.

[AHÍ VA UNA ADVERTENCIA DE RUINA. SI NO HAN LEÍDO OSCURA DEJEN DE LEER AHORA]

pd. Va el momento superganador de Oscura: el Occido Lumen tiene coberturas de plata. Un vampiro no le puede poner las manos encima pero es muy codiciado por ellos. En sus mocedades Setrakian usa el Occido Lumen para atraer a un vampiro, lamentablemente no lo tiene en su poder, así que disfraza otro libro viejo con tapas de plata. ¿Cuál libro? Una de las primeras ediciones de El Origen de las Especies.

domingo, noviembre 21, 2010

Blasfemia preoperatoria

Mañana por la mañana tengo programado someterme a un procedimiento quirúrgico sencillo.

Entre los mensajes que he recibido expresando buenos deseos, hay uno que dice mutatis mutandis: "que tus planes coincidan con los del espíritu santo".

Lo que me hizo preguntarme ¿qué planes en común podría tener alguien con los del mentado -y ficticio- espíritu santo? Entonces se me ocurrió la siguiente blasfemia.



jueves, noviembre 18, 2010

De esto se perdieron los que no asistieron al 1er Coloquio Mexicano de Ateismo


¿Por dónde empiezo?

La sede del Coloquio fue en el Fiesta Inn que está frente a la Alameda. El lugar tiene muchas virtudes y un defecto: es una trampa mortal. Para llegar al lobby hay que abordar un elevador. Uno. Para bajar del lobby hay que abordar el mismo elevador. Si el lugar se incendia quién sabe dónde estén las escaleras para alcanzar, ahumado pero vivo, al nivel de la calle (aunque quiero suponer que el problema no es de inexistencia sino de señalización).

Así que los que no asistieron al Primer Coloquio Mexicano de Ateismo se perdieron de arriesgar sus vidas en caso de que un rayo de furia flamígera hubiera caído sobre el hotel, incendíándolo. O de que la cofradía de los guerreros de la vela perpetua hubiera manifestado su desacuerdo al evento convirtiendo en hoguera la sede del coloquio.

Pero como no pasó ninguna de esas cosas, que alguien me comentó que podrían pasar cuando le dije que iba a ir a un coloquio ateo, los que fuimos nos la pasamos a toda madre.

Ahora sí, después de esta torpe introducción sobre protección civil, entremos en materia.

Yo llegué a las 8:30AM en metro. Durante el trayecto iba pensando en calamidades, no como las del inicio de este post sino en unas más terrenales: "miles de asistentes han de haber llegado antes que yo, ya no alcancé lugar y voy a tener que subirme a dos sillas puestas una sobre otra para alcanzar a ver a los conferencistas".

Pero esos temores se desbarataron cuando se abrieron las puertas del lobby y lo encontré vacío. Me acerqué a la recepción a preguntar y ví un letrero que decía "Ateos mexicanos, Salón yanomeacuerdo". Di vuelta a un recodo y ¿a quién me encuentro? A PZ Myers y al fondo una docena de ateos y la mesa de registro.

Reprimí al fanboy que llevo dentro: "mira controlzape, el coloquio va a durar todo el día. Hay tiempo para platicar con calma con él." Me acerqué a la mesa de registro y Tania y Diana me obsequiaron mi cencerro identificatorio y mi kit ateo que consistía en 1 folleto, 1 sticker y un libro de Leopoldo Hernández Lara que yo creo que abriré el próximo año cuando le haya rascado un poco a mi lista de libros por leer.

"Apuesto a que los asistentes a las conferencias de exorcismos reciben items más chidos, quizá hasta instrumentos de tortura." - pensé mientras miraba el fondo de la bolsa del kit.

No me dió la gana reprimir más el fanboyismo y me planté ante PZ Myers que platicaba con otro asistente, Omar. Entre otras cosas hablamos de política y escupimos en los afanes desinformativos de los políticos, en particular de los republicanos del Tea Party. Ariel a quien conocí en un Escepticismo & Chelas y el mismísimo Pereque se unieron a la plática. Al cabo de unos minutos ya había un grupo de fanboys sacándose fotos con PZ Myers.

Los asistentes seguían llegando al lobby y pronto se alcanzó el punto de masa crítica (no es cebollazo a los organizadores) para que ocurriera un fenómeno que he visto a menor escala en las Escepticismo & Chelas y que ha sido descrito en muchas de las reseñas de los asistentes a las ediciones de The Amazing Meeting y que consiste en lo siguiente: gente que no se conoce y que en su vida se ha visto, se vuelve camarada instantáneamente por unas horas debido, además de compartir intereses similares, a la sencilla razón de que no se tiene uno que cuidar de lo que se dice para no herir susceptibilidades supersticioso-magufo-religiosas... o irreligiosas.

A los pronósticos de que el coloquio se convertiría en un intercambio de discusiones bizantinas entre ateos con frases como "no señor mío, yo soy un ateo y ud no lo es" o "yo soy más ateo porque mis papás son ateos y mis abuelos lo eran" o "yo soy más ateo porque me bajó los chones una cuadrilla de legionarios", les pasó lo mismo que a los pronósticos del Brujo Mayor. No se cumplieron.

La camaradería y el intercambio de experiencias racionales e irreligiosas, no era lo único a lo que íbamos. También ibamos a oir conferencias. A continuación va lo que encontré notable de cada una de ellas.

Dan Barker

En sus mocedades, Dan Barker fue un misionero cristiano y compositor de música cristiana para niños. Nos contó que hasta la fecha sigue recibiendo regalías de esas obras y que las dona a organizaciones que apoyan a mujeres que desean interrumpir sus embarazos. La parte que encontré más notable de su conferencia consistió en la descripción de su paulatina transformación de creyente fundamentalista a ateo. Al respecto nos contó que su ateísmo no fue producto de encontrarse con algún ateo durante los años de su ministerio, sino de encontrarse con otros creyentes que, a diferencia de él, no consideraban de manera literal el texto de la Biblia.

El momento culminante de su evolución de creyente a ateo fue, literalmente, de proporciones astronómicas. Le ocurrió una noche mientras contemplaba las estrellas.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera tiene colmillo escribiendo divulgación científica y se nota. Para abordar la pregunta que titulaba su conferencia usó historia de México, recurso que me pareció muy bueno. Como en exhalación pasamos por la Reforma, la Revolución y la Guerra Cristera (nota: pedirle a Martín una imagen del exvoto de cristeros fusilados para mi colección). De Lopez Mateos nos brincamos al Salinismo, brinco que quizá a algún historiador le diera vértigo pero que a mí me pareció pertinente pues la separación iglesia-estado, antes de Salinas no tenía las ambiguedades lamentables que han surgido en los sexenios recientes.

Hubo citas a Marcelino Cereijido que es el científico mexicano del que más obras he leído sobre la debacle del alfabetismo científico en México. En su libro ¿Por qué no tenemos ciencia? Cereijido plantea una idea que Martín explicó muy bien. Consiste en que aquí en México la sociedad en general está muy dispuesta a disfrutar los productos de la ciencia pero no mucho a entenderla, lo que es receta para un combo perdedor de tecnocracia + teocracia + erosión del pensamiento crítico.

Martín también abordó los disparates del creacionismo. Mencionó algunos de los argumentos más conocidos y refutados de los creacionistas. Lo que hallé rifador en esta parte de la conferencia es que para ilustrar el pseudoargumento creacionista de la complejidad irreductible
Martín nos presentara una imagen de los nanoflagelos de una bacteria de Esqueriquia coli, que parecen motor fuera de borda.

Leopoldo Hernández Lara

La conferencia de Leopoldo consistió en un recuento de los usos y costumbres atroces descritos en el Viejo Testamento, lo que siempre proporciona municiones para revirar en las devotas reuniones familiares, bodas, bautizos y XV años. Leopoldo no se quedó ahí nada más, también abordó el Nuevo Testamento, las contradicciones entre evangelios y la manera en la que Pablo de Tarso -ese grandísimo hijo de puta- echó a perder las virtudes que pudo haber tenido el cristianismo.

Estrella Burgos

A Estrella Burgos, la conozco por ser editora de la revista ¿Cómo ves? y porque en una presentación reciente de libros de divulgación de la editorial Terracota tuve oportunidad de oirla en vivo por primera vez. Tiene un discurso claro, accesible y ameno, como el de la revista que edita.

Su conferencia en el coloquio ateo, rifó por todos lados y trataba sobre la participación de las mujeres en el quehacer científico. Sobre todo en las ciencias naturales. Empezó con una pregunta que no mucha gente puede contestar ¿conocen a cinco mujeres científicas? Luego de oir nuestras respuestas y presentarnos a su quinteta (Hypatia, Caroline Herschel, Marie Curie, Rodalind Franklin, Jane Goodall) presentó una todavía más difícil ¿conocen a cinco mujeres científicas MEXICANAS?

Estrella nos presentó información sobre la participación de las mujeres en el ámbito científico mexicano en los últimos años. Aprendimos que hay un incremento de la presencia de mujeres en carreras técnicas y científicas que contrasta notablemente con la ausencia de mujeres en puestos de toma de decisiones en la actividad científica del país. Por ejemplo, de los 29 centros de investigación que tiene regados la UNAM por todo el país, sólo en 8 hay directoras. Otro ejemplo es la misma UNAM que en toda su historia no ha tenido rectoras.

Hay varias razones para eso (¿se acuerdan de lo que decía Sagan sobre la participación de las mujeres en ciencia?).

Arturo Gómez Camacho

Una plática del proceso inquisitorial contra Galileo siempre es instructiva. Aprendí muchas cosas, además de leer la condena y retractación de Galileo, supe que Galileo entre sus logros también la cagotió. Por ejemplo, con su explicación del fenómeno de las mareas. Él atribuía el movimiento de las mareas a la aceleración y desaceleración de la Tierra cada 12 horas por el movimiento de rotación y translación y desestimó la influencia de la Luna en el proceso. Newton vendría después a componer esa plana.

Además conocí a uno de los señores más anuméricos de toda la historia. Un Tomasso Caccini, que el 20 de diciembre de 1614, en el púlpito de Santa Maria Novella en Florencia, en un sermón dirigido a los esfuerzos divulgatorios de Galileo del modelo copernicano, advirtió contra "el arte diabólico de la geometría y contra los matemáticos instigadores de herejías". He decidido considerarlo el antecesor intelectual de todos esos anuméricos que dicen que tienen un método para calcular los resultados del próximo sorteo del Melate.

Stuart Bechman

La conferencia de Stuart Bechman estuvo dedicada a la necesidad del activismo securlar. Para ilustrar su punto mencionó a los Chaplain Corps como uno de las organizaciones religiosas mejor financiadas para exportar religiosos gringos a todo los rincones del planeta. Otros grandes exportadores de religiosos gringos que mencionó Stuart son los de World Vision
organización que ha convertido, como la madre Teresa, la pobreza y la orfandad en negocio y proselitismo religioso.

Stuart mencionó algunos casos en Pakistan donde la blasfemia es considerada crimen que se castiga con la muerte.

- Y cuando uno comete un crimen de blasfemia ¿exactamente quién es la víctima del crimen? Misterio.

Al momento de mencionar la situación en África, Stuart trajo a colación otro combo perdedor para toda sociedad: superstición + corrupción.

Vladimir Avila-Reese

En esta conferencia se dijo una de las frases más ambiciosas que he oído. "Les voy a contar la historia del Universo en 1 minuto." ¿Quihubo?

Vladimir traía una presentación que ha de haber pesado gigas. Gigas. Pero que, desde mi punto de vista, fue la más interesante de todas. A la hora de estar pasando slides, Vladimir como buen astrónomo se apasionaba explicando lo que pasa en el interior de estrellas, nebulosas, galaxias y cúmulos galácticos. Me recordó a Sagan, a Plait y a deGrasse Tyson. Creo que ha de ser cosa de astrónomos explicar las cosas con emoción y me parece muy bien. Después de todo están platicando de El Universo.

Como Vladimir venía recién desempacado de un congreso de cosmología, aclaró en dos patadas lo que sabemos de materia oscura y energía oscura. No es mucho, pero lo que se sabe es asombroso: tomemos una galaxia como la nuestra, girando a centenares de kilómetros por segundo, con de 1 a 4x10 a la 11 estrellas y 100,000 años luz de diámetro. ¿Qué es lo que impide que salga toda esa materia despedida? La gravedad, pero la gravedad de toda esa materia no basta para hacer el truco, ¿dónde está el resto?

La respuesta está alrededor de la galaxia, en una esfera que sólo podemos apreciar por su influencia gravitatoria.

Momento ganador: Cuando Gerardo hizo una seña a Vladimir para decirle que acortara su conferencia, Vladimir dijo "bueno esto me lo voy a saltar" y recibió como respuesta un centenar de voces diciendo ¡no!

Rifó ver a tanta gente dispuesta a examinar los filamentos que mantienen pegado al Universo.

El señor PZ Myers

La primera foto que nos mostró Myers es una famosa. Si uds son seguidores de Pharyngula, quizá recuerden el borlote que hubo en su blog respecto a un post donde proponía desacralizar unas hostias. Esto debido a que en la Universidad de Florida Central, un estudiante invitado a una misa celebrada por un grupo de estudiantes católicos, en lugar de meterse a la boca una hostia que le ofrecieron, dijo "que se la iba a enseñar a un amigo". Los católicos organizadores de la misa se ofendieron al grado de solicitar la expulsión del estudiante. Myers al enterarse criticó la reacción y expresó que desacralizaría algunas hostias. A lo que hubo furibundas protestas tanto de religiosos como de gente que cacareaba que había que llevar la fiesta en paz.

En un post posterior titulado The Great Desecration Myers publicó una foto en las que unas hostias estaban atravezadas por un clavo oxidado. Además de las hostias, el clavo también sostenía unas hojas de The God Delusion y el Corán metidas al fondo de un bote de basura y aderezadas con una cáscara de plátano y café. En la conferencia, como en su blog, Myers dijo que nada debe ser considerado sagrado.

Cosa con la que estoy de acuerdo.

Myers continuó presentando una taxonomía de ateos y explicando de que iba cada una. Eso fue divertido e instructivo. También lo fue reflexionar sobre las cosas para las que nuestros cerebros han evolucionado y que hacen tremendamente bien, y las otras cosas para las que nuestros cerebros son inadecuados por lo que tenemos que usar herramientas, como la ciencia y el pensamiento crítico. Lo más notable de esta conferencia para mí fue que de lo que trata la ciencia no es sobre ofrecer respuestas absolutas sino de hacer las preguntas adecuadas. Y las preguntas adecuadas no son las grandes preguntas, sino las pequeñas. Las que te permiten aproximarte un poco más a lo que es cierto y a desechar lo que no lo es. Por ejemplo "¿cómo sabes esto?" Compárese eso con el afán de varios religiosos que claman que su fe sirve para contestar las preguntas grandotas como "¿qué propósito tiene la existencia?".

Y ya.

Esto no fue una reseña exhaustiva de las conferencias sino una mención de lo que me latió más. Tengo entendido que en el sitio del coloquio próximamente estarán disponibles. Si no es así, edito los audios que tengo y los pongo por aquí.

pd1. No sólo se perdieron de eso. Las sesiones de preguntas y respuestas también fueron muy interesantes. Concluído el coloquio conocí a Papá Escéptico. Adan Lerma de Espejo Escéptico
estuvo tuiteando del evento. Pregunté a Estrella Burgos cómo hacer para colaborar en ¿Cómo ves? Platiqué con Martín Bonfil. Regalé a PZ Myers un libro del señor Jorge Ibargüengoitia con la excusa de que leí un post suyo donde entendí que tenía intenciones de aprender español, y le conté una crónica urbana del rumbo basada en el siguiente hecho: en 1601 la Inquisición enarbolando un Auto de Fe contra su judaismo, achicharró a Mariana de Carvajal, en un sitio que quizá estaba frente al Fiesta Inn. Tema que alguna impresión le ha de haber causado a PZ Myers porque lo mencionó en su blog. Eso, gente, es hacer una inception.

pd2. Gracias a que se le prendió el foco a Rybozime, al otro día tuvimos oportunidad, él, Pereque, la lupe y yo de llevar a desayunar chilaquiles con pollo a PZ Myers. Como no había mucho tiempo para pasearlo pues los organizadores del coloquio pasarían por él a medio día para llevarlo a la Basílica, nos limitamos a recorrer Madero, examinar el gore de la Catedral, caminar de regreso al hotel por Tacuba y el lado poniente de la Alameda y ver el mural de Rivera Sueño en una tarde dominical en la Alameda. En ese recorrido la lupe tomó esta foto en donde nuestro convidado echa un ojo a la librería UNAM del Palacio de Minería.


A los que no asistieron a ver si para la próxima sí se animan a venir.

domingo, noviembre 14, 2010

En tu cara Jaime Maussan

Tengo un post pendiente en donde abordaré con detalle cómo ví el Primer Coloquio Mexicano de Ateísmo. Aquí sólo diré dos cosas. Una, que fue un éxito rotundo y dos, que tenemos evidencia (bueno, otra) de que Jaime Maussan tiene una percepción sobrevaluada del alcance de su obra "periodística".

Van los antecedentes. ¿Recuerdan cuando mencioné lo ardido que está Maussan de que los de la Sociedad Astronómica Julieta Fierro de San Luis Potosí hayan hecho una piñata suya? En ese post comenté que el asunto lo molestó tanto que en una entrevista echó el siguiente exabrupto:

“¿Sabes por qué me odian los científicos?”, me pregunta Maussan y estalla contra sus oponentes: “¡Porque la gente me reconoce más que a ellos!, ¡eso no lo soportan! ¡Yo hago más difusión científica que ellos! ¡Les guste o no! ¡Hicieron una piñata de mi persona para darle palos! ¡Fíjate nada más! ¡La anticiencia! ¡El anticristo!”
Pues bien, yo me quedé pensando ¿qué tan cierto es que Jaime Maussan sea más reconocido que los miembros de la comunidad científica del país?

Ayer tuve chance de responder esa pregunta en el after del coloquio de ateismo. Ya cenados y bebidos, en la sobremesa, me acerqué al señor PZ Myers y tuvimos el siguiente diálogo:

- Voy a hacer un experimento contigo - dije.

- Oookey - dijo PZ Myers.

- Sólo se trata de contestar una pregunta. Sucede que hay aquí en México un señor entusiasta por los ovnis, que alega que él y su labor de ovnilogía, son más conocidos que la labor de divulgación de la comunidad científica mexicana. La pregunta que quiero hacerte es para saber si te suena su nombre - dije.

- Dispara - dijo PZ Myers.

- Su nombre es Jaime Maussan - dije.

PZ Myers reflexionó un momento.

- ¿Cómo se escribe? - dijo.

- M-A-U-S-S-A-N - dijo Pereque.

- Jamás he oído hablar de él - dijo PZ Myers.

Espero que esto ayude a aterrizar un poco la apreciación que tiene Jaime Maussan de sí mismo y de su obra de difusión de la charlatanería y la pseudociencia.

viernes, noviembre 12, 2010

Primer coloquio mexicano de ateísmo

Desde julio compré mi boleto para el Coloquio Mexicano de Ateísmo 2010 y, ya mañana, es el día del evento.

Estas son las conferencias que habrá, de acuerdo a la página de los organizadores:
  • Perdiendo la fe en la fe: Un misionero pide perdón, de Dan Barker.
  • Porqué la religión sí es un obstáculo para la ciencia, de Martin Bonfil Olivera.
  • La Biblia: ¿Es la palabra de Dios?, de Leopoldo Hernández Lara.
  • Mujeres en la ciencia... ¿Una minoría?, de Estrella Burgos Ruiz.
  • El derecho de ofender y su implicación en el concepto de respeto en México, de los podcasteros de Masa Crítica.
  • El caso Galileo Galilei: Desde su condena a su 'rehabilitación' por la Iglesia Católica, de Arturo Gómez Camacho.
  • Librepensamiento vs Religión en el siglo XXI, de Stuart Bechman.
  • La evolución del Universo: ¿Hay evidencia de actos divinos?, de Vladimir Avila-Reese.
  • Ciencia y Ateísmo: Aliados naturales, de Pz Myers.
  • Y una mesa redonda que quién sabe quién vaya a atreverse a moderar, entre asistentes y conferencistas, titulada: México: Razón o Pensamiento Mágico.
Las que puse en negritas son las que considero que van a estar rifadoras, sin embargo admito que los títulos de las demás prometen. Allá nos vemos y estén atentos a un próximo post sobre el evento.

martes, noviembre 09, 2010

La tortura ¿funciona?

Viendo la debacle societal a la que nos ha conducido la estrategia contra el narcotráfico del gobierno federal, no me extrañaría que, siguiendo con su tradición de resolver crisis cometiendo dislates -ejemplo: buscar armas, drogas y explosivos con una antena conectada a ninguna parte-, recurra al método ineficaz de la tortura para obtener información de aquellos a quienes captura.

Podría estar yo equivocado, como en muchas cosas, y resultar que las fuerzas del orden no recurran a la tortura cuando capturan a sospechosos o delincuentes flagrantes. Pero si no es así, si en México se recurre a la tortura, entonces el gobierno estaría cagotiándola. Gacho.

A continuación va la traducción de un post de Martin Robbins, TheLayScientist, que escribe en The Guardian, titulado ¿Funciona la tortura?:

Soy un humanista pragmático, así que no creo en absolutos en el ámbito de la moral. ¿Que sí podría yo apoyar el uso de tortura en una situación dada? Sí, definitivamente, y sería irracional decir lo contario. Si mutilar las bolas de Juan Castañas impide que una bomba nuclear pulverice mi pub favorito, que alguien me alcance la plancha para el pelo.

¿Pero qué si no funciona? Mucha de la discusión sobre tortura se concentra en los dilemas éticos y morales, pero de hecho todos esos argumentos y supongamos son irrelevantes si la tortura no funciona en primer lugar. Si aquellos que la apoyan no pueden probar que funciona entonces ya perdieron el debate.

El argumento más fuerte a favor de la tortura es el de "la bomba a punto de estallar", del que Juan Castañas y sus bolas tostadas, párrafos arriba, fueron una variación. Alan Dershowitz hizo un buen resumen del argumento en el San Franscico Chronicle allá en 2001.
"Todo mundo dice que se opone a la tortura. Pero todos dicen que la efectuarían en persona si supieran que así salvan la vida de un niño secuestrado que sólo tiene 2 horas de oxígeno antes de morirse. Y sería lo correcto."
Es un argumento convincente, hasta que comienza uno a ver la cantidad de cosas que hay que asumir para aceptarlo. Este argumento asume que tienes a la persona correcta en custodia, también asume que esa persona tiene la información que necesitas, asume que no hay otra mejor manera de obtener la evidencia y, sobre todo, asume que la tortura es una forma efectiva de obtener información.

Uno de los aspectos interesantes del debate de la tortura es que muchos en las comunidades militares y de inteligencia parecen decididamente no convencidos sobre la efectividad de la tortura. Ali Soufan, ex agente especial del FBI con experiencia considerable interrogando a operativos de Al-Qaeda, declaró a Time que:
"Ante el dolor, la gente dirá lo que sea para detenerlo. La mayor parte del tiempo, van a mentir, fabricarse lo que sea para parar lo que los lastime. Eso significa que la información que estás obteniendo es inútil."
No está solo en esta consideración -varios ex agentes de inteligencia han expresado puntos de vista similares. Esas palabras también tienen eco en la sección sobre interrogatorios del Manual de Entrenamiento de la Armada de EU que sugiere que:
"... el uso de la fuerza es una técnica pobre, pues genera resultados poco fiables, puede dañar los esfuerzos posteriores para conseguir información e induce a que la fuente diga lo que sea que piense que el interrogador quiere oir."
La situación se tornó más confusa por el hecho de que miembros de la administración de George W. Bush hicieron afirmaciones respecto a la efectividad de la tortura, que luego se probó que eran falsas. Una de esas afirmaciones decía que medio ahogar a Khalid Shaikh Mohammed sirvió para obtener información vital que desbarató un plan para atacar la Liberty Tower en Los Ángeles en 2002. Nomás que en 2002, Shaikh Mohammed estaba ocupado evadiendo captura en Pakistán.

Pero basta de anécdotas, veamos la ciencia. ¿Por qué no sería efectiva la tortura? Hay varias razones. Asumamos que tenemos al tipo correcto y que lo que tiene en la cabeza es justo lo que necesitamos. Todo lo que hay que hacer es sacarle la información a golpes ¿cierto?

Bueno, no. Supongamos que empiezo a golpearte en la cabeza, exigiéndote que me digas que Justin Bieber es, sin lugar a dudas, talentoso. Eventualmente, aunque tome varios días de tortura llegar a ese punto, tú me dirás lo que quiero oir. Pero eso no significa que sea cierto.

El segundo problema es que la memoria humana es un medio poco confiable para guardar información. Toma a un grupo de testigos de cualquer evento que haya salido en las noticas: un bombardeo, el 9/11, un accidente automovilístico, lo que sea. Mientras más gente entrevistes, más versiones de los hechos vas a tener, porque nuestra percepción de los eventos no siempre es muy precisa. Además, hay una vasta bibliografía científica que nos dice que la memoria de una persona es menos fiables en casos de privación de sueño, sometimiento a gran estrés, o lo que pueda confundir a una persona. Cosas que pasan, ya sabes, cuando se tortura a alguien.

El Comité Científico de Inteligencia es un organismo que tiene la tarea de proveer consejo científico a la comunidad de inteligencia de Estados Unidos. En 2006 hicieron un reporte llamado "Educing Information", una colección de 11 artículos estudiando varios aspectos de la ciencia y arte del interrogatorio. Los autores de este documento señalan:
"Oyendo el debate post 9/11 sobre reglas para interrogar sospechosos terroristas, uno podría concluir fácilmente que los métodos coercitivos no son únicamente efectivos, sino que son sustancialmente más efectivos que los no-coercitivos para obtener información de fuentes resistentes y que les permita a las agencias de inteligencia hacer su trabajo. Incluso aquellos que se oponen a tales medidas fallaban en encarar esa premisa, poniendo todos sus esfuerzos, solamente, en los aspectos legales y morales en juego."
Y eso es sorprendente pues la premisa a favor de la tortura es débil. En aras de la completitud y equilibrio sería bueno señalar alguna evidencia que favorezca el uso de la tortura. Pero no puedo, pues en realidad, como el reporte lo indica, y yo lo he hallado a la hora de buscar material para este texto:
"La comunidad científica nunca ha establecido que los métodos de interrogatorio coercitivo sean efectivos como medios de obtención de información de inteligencia fidedigna."
A pesar de estar vigente por décadas, y de haber una amplia oportunidad de juntar estadísticas, no existe alguna evidencia científica más allá de algunas dudosas anécdotas, de que la tortura funcione. La tortura es un método extremo, y antes de meternos a la discusión ética y moral sobre su uso, su efectividad debería estar probada a un grado razonable. Cualquier tipo de prueba, sería, por supuesto, profundamente antiética pero tampoco es como si no existieran datos de los cuales obtener conclusiones.

No me opongo a la tortura por fundamentalismo. Pero esta tiene que estar justificada. Si los gobiernos que recurran a ella no son capaces de reunir los más básicos requerimientos para probar que alguna vez ha funcionado, entonces, de antemano ya perdieron.

martes, noviembre 02, 2010

El Premio de la Real Sociedad para Libros de Ciencia

Hace unos días, leyendo la siguiente nota me enteré que este año, quizá sea el último en el que se conceda el Premio de la Real Sociedad para Libros de Ciencia.


Click en la imagen para leer

El Premio de la Real Sociedad para Libros de Ciencia se estableció desde 1988 y era un aliciente para escribir, publicar y leer libros de divulgación científica. En la lista de ganadores y finalistas de años pasados hay autores que quizá les suenen conocidos: Stephen Hawking, Roger Penrose, Stephen Jay Gould, el señor David Attenborough, Richard Dawkins y Bill Bryson.

Esos que mencioné son los que he leído. Hay muchos más.

Pues bien, el motivo de esta bosta no es tanto dar a conocer la noticia de cancelación del premio, como llamar su atención, avezados lectores, a los títulos que merecieron el premio o al menos una mención de la Royal Society.

A veces recibo preguntas de cómo inculcar escepticismo y pensamiento crítico en un niño. Creo que una buena estrategia es ponerle en las manos un libro que le explique de qué va la realidad de una manera accesible.
Y el premio de la Royal Society tiene una sección Junior. Así que sugiero que echen un ojo a esa lista, seleccionen el título más intrigante, consíganlo y léanlo con sus chamacos.

Quizá cuando terminen pidan por más.

Quizá en el proceso aprendan a inquirir por las explicaciones naturales, provisionales y perfectibles de la realidad, en vez de por las supersticiones y los dogmas inamovibles y ridículos.