lunes, enero 31, 2011

El esfuerzo inútil de Grupo Radio Centro para componer al país

Una de las razones por las que me gusta prender la radio los domingos a las 10:00 am, se debe a que en Radio Red AM, un señor de nombre Alberto Barranco, se pone a platicar ante el micrófono de crónicas de la ciudad de México.

Tengo la impresión de que a esa hora es de lo mejor que puede uno oir por radio en el DF... mientras Radio Red no pase anuncios.

Uno de esos anuncios, que es del que trata esta bosta, va de la siguiente manera.

Comienza un señor diciendo "Tú conoces la situación de nuestro país. Empieza a cambiarla hoy a las 12 del día. Durante 30 segundos nos uniremos todos para sentir, imaginar y pensar lo que deseamos con el corazón por nuestro país."

Después continúa una señora: "No debemos dejar que nuestro hogar se resquebraje. La sabiduría de tu corazón y la fuerza de tu pensamiento son indispensables para transformar nuestra realidad."

Luego siguen más frases:

"Dediquemos estos segundos para la paz y el amor que tanto necesitamos."

"Juntemos nuestras voluntades."

¿De qué va la cita a las 12 del día que cacarean en el anuncio? Si uno está atento a la emisión de Radio Red AM a mediodía -pasa todos los días- puede oir alguien diciendo: "Son las 12. Es el momento para que con toda la sabiduría de tu corazón y la fuerza de tu pensamiento deseemos juntos la paz y el amor a nuestro hogar: México"

En el fondo alguien canta, no el himno nacional, sino "eeeh, eeeeeh, eeeeeeeh". Al cabo de 30 segundos Radio Red reanuda la programación normal.

Ahora bien, ¿en qué cosa está basada esta convocatoria para componer la situación en México con toda la sabiduría del corazón y la fuerza del pensamiento?

Respuesta corta: en una chifladura entre cuyos antecedentes está la Meditación Trascendental que no tiene nada de nuevo y si mucho de desbancado. Otra manifestación reciente de esta magufería es El Secreto.

Ahora va la respuesta larga.

Una de las afirmaciones de los proponentes de la Meditación Trascendental consiste en que si un porcentaje de personas en una comunidad, el 1%, se dedica a meditar con muchas ganas, la calidad de vida de la comunicad entera va a mejorar.

A eso se le llama el Efecto Maharishi.

En octubre de 1978, un dr Robert Rabinoff haciendo gala de su Ph.D en física, se dirigió a un grupo de estudiantes de la Universidad de Oregon. Rabinoff enseñaba física en la Universidad Maharishi Internacional (MIU para abreviar). Eso a mí me suena peor a presumir que uno enseña mecánica cuántica en el CNI Campus Popotla.

Las "evidencias" que presentó Rabinoff a su audiencia, de que la meditación trascendental podía modificar la realidad, consistieron en decir que el lugar donde está ubicada la MIU, una población llamada Fairfield, Iowa, es uníca en el mundo por concentrar no 1, ni 2, ni 3% de meditadores, sino la friolera de 13%, y que tal concentración de sabiduría, bondad y conciencia cósmica había conseguido disminuir el crimen y aumentar las cosechas en la localidad. Los beneficios de tantos meditadores, incluso, se extendían a todo el estado de Iowa al grado de que hasta los accidentes fatales en coche habían disminuido en el estado.

De esto da cuenta James Randi en su libro Flim Flam!. También dice que ante tantas afirmaciones extraordinarias decidió ponerse en contacto con la gente de Fairfield, Iowa y encontró que:

1. A diferencia de Rabinoff, que alegaba que en Fairfield ya no sabían que hacer con sus policías y que hasta les recortaban sus jornadas de trabajo, la oficina del jefe de policía estaba contratando a más policías.

2. Los especialistas en los departamentos de Agricultura, a diferencia de Rabinoff no hallaban esos aumentos espectaculares en las cosechas.

3. Los accidentes automovilísticos fatales en Iowa, a partir de que se estableció la MIU en FairField, no habían cambiado el primer año, el segundo disminuyeron un 3% y el tercer año aumentaron un 18%.

El efecto Maharishi se ha estudiado en otras partes del mundo a lo largo de los últimos años, y en ninguna ocasión se ha podido demostrar que tal efecto ocurra fuera de la imaginación de los proponentes de la meditación trascendental.

Queda claro, entonces, que no funciona juntar a varios meditadores para componer algo con la pura fuerza de su pensamiento.

Pero no hace falta recurrir a una escepticoteca para darse cuenta que hay algo que está fallando en el experimento de mejoramiento nacional de Radio Red.

Cada que terminan los 30 segundos de cánticos y buenos deseos, todos los mediodías, y se reanuda la programación de Radio Red, hay un resumen de noticias. Resumen en el que se se suele hacer recuento de manifestaciones y descabezados.

¿Creen que las cosas se van a componer nomás deséandolo?

Se equivocan. Totalmente.

pd. Radio Red AM es parte de Grupo Radio Centro que tiene muchas emisoras. No sé si este disparate de convocar a arreglar al país "con la fuerza del pensamiento" salga en el resto de sus estaciones, pero no me extrañaría: en esas estaciones suelen pasar cuentos que apendejan a la gente.

Actualización: Me comentan que esta convocatoria a componer el país con base en puros mantras, en efecto, se transmite en las demás emisoras de Grupo Radio Centro.

viernes, enero 28, 2011

Próximo suicidio homeopático en el D.F.

Uno de los temas que abordamos los asistentes a la más reciente reunión de Escépticos en el DF (o Escepticismo&Chelas, como yo le digo) consistió en conquistar el mundo en participar en un próximo, e inminente, suicidio homeopático masivo.

Adán Lerma de Espejo Escéptico planteó ese evento como parte de uno más grande, el Reto 1023.

El asunto me cuadra. En otra ocasión ya me he suicidado con potingues homeopáticos, pero lo he hecho yo solito, snif.

A continuación va el boletín de prensa (quien lo quiera en PDF, aquí mero está disponible) de este evento que será el próximo 5 de Febrero a las 10:23 hrs ante la Secretaría de Salud Federal (Lieja No 7, Col Juárez, México D.F.), tal como me lo mandó Adán Lerma.



Consumidores en México efectúan una “sobredosis” homeopática
Activistas por los derechos de los consumidores en México anunciaron hoy su intención de formar parte de una “sobredosis” masiva homeopática en febrero, como parte de una protesta global en contra de los remedios alternativos.

Los manifestantes en la Ciudad de México tomarán botellas enteras de píldoras homeopáticas el 5 de febrero de 2011 a las 10:23 am, afuera de la Secretaria de Salud Federal (Lieja No. 7, Col. Juárez, DF) en un intento por aumentar la conciencia pública sobre el hecho de que los “remedios” homeopáticos NO son efectivos; ejerciendo presión en las farmacias y los proveedores de salud para asegurar que los productos que se vendan como tratamientos médicos en realidad funcionen.

El representante del grupo, Adán Lerma, dijo: “La mayoría de las personas no sabe la forma en la que las pastillas o píldoras homeopáticas están hechas. Son pastillas que no contienen ingrediente activo alguno pues están tan diluidas que es casi imposible encontrar una sola molécula del ingrediente activo en cada píldora. Las farmacias, los homeópatas y la Secretarías de Salud no deberían apoyar estos tratamientos inútiles, ya que son una pérdida de tiempo y dinero”

La manifestación está siendo organizada por un grupo de escépticos en el Distrito Federal como parte de la campaña 10:23 (1); una protesta global en contra de los remedios homeopáticos que se originó en el Reino Unido. Eventos similares se llevarán acabo en más de una docena de países alrededor del mundo; se han anunciado protestas en Alemania, Hungría, Australia y Canadá.

Michael Marshal, co-organizador de la campaña internacional, dijo: “ Intentamos mostrar que existe una sentimiento, cada vez más grande alrededor del mundo, de que ya se ha gastado demasiado dinero y tiempo en estos remedios homeopáticos.

En los doscientos años en los que han existido estos tratamientos, nunca ha habido algo para demostrar que funcionen; y, como no son más que agua y azúcar, ni siquiera es posible que hagan las cosas que los mismos homeópatas dicen que pueden hacer.

Miles de millones de dólares son gastados alrededor del mundo todos los años en estos remedios no efectivos, y, cuando explica qué son y cómo están hechos, la mayoría de la gente se sorprende de que estos tratamientos inútiles se sigan vendiendo al público desprevenido.”

La campaña 10:23 se lanzó hace un año en el Reino Unido con casi 400 manifestantes alrededor del país, que participaron en la “sobredosis” después de que una de las principales farmacias del país admitió que las píldoras son vendidas únicamente porque el consumidor las compra, no porque sean efectivas. (2). La campaña ha sido nombrada por el “numero de Avogadro”, una constante científica que se puede usar para demostrar que las pociones homeopáticas no contienen ningún ingrediente activo.

Aunque algunos puedan argumentar que la venta y promoción de píldoras de azúcar es inofensivo, el apoyo de farmacias y proveedores de salud a dichas pociones homeopáticas tiene terribles consecuencias. Además de socavar la confianza del público en la medicina y el consejo médico, los pacientes con condiciones serias pueden evitar buscar atención médica bajo la creencia de que la homeopatía puede tratar su condición.

Una investigación hecha por la BBC, en enero del 2011, reveló que los homeópatas están dispuestos a ofrecer “tratamientos” homeopáticos no efectivos a viajeros y turistas en lugar de medicamentos reales contra la malaria (4), así como alternativas homeopáticas ineficaces a vacunas que sí salvan vidas (5).

La campaña 10:23 está organizando protestas en más de 23 ciudades en 10 países el 5 de febrero del 2011.


Notas para editores:

[1] La campaña 10:23 es una red de grupos de escépticos que busca concientizar sobre la verdad de la homeopatía, sobre cómo sabemos que no funciona y por qué es importante que los pacientes tengan la información adecuada para permitirles tomar decisiones informadas sobre su salud. http://www.1023.org.uk/ (artículo en inglés)
[2] http://www.dailymail.co.uk/news/article-1230925/Boots-sells-homeopathic-remedies-theyre-popular-work.html
[3] http://en.wikipedia.org/wiki/Avogadro_constant
[4] http://news.bbc.co.uk/1/hi/programmes newsnight/9341713.stm
[5] http://www.bbc.co.uk/news/health-11280578

A las notas para editores yo agregaría el siguiente link:

https://jorgepinto.backpackit.com/pub/1871671-sobre-la-eficacia-de-la-homeopata

Allá nos vemos, pues.

miércoles, enero 19, 2011

Little Thinkers y la Liga del Escepticismo Flamígero

Entre los regalos que la lupe me obsequió el más reciente Día de Newton y de la Gravitación Universal (fecha que coincide con la celebración de algunos turulatos del nacimiento de un tal Jesús cuyo mayor logro consistió en hacerse ensartar en una cruz) está el siguiente monigote:


Lo ví y exclamé ¡Quiroga!

Quiroga era el apellido del señor que me enseñó cálculo diferencial e integral en prepa y tenía las mismas calva y greñas en barbas y sienes que el de la foto. Me acuerdo todavía de él porque considero que hizo un buen trabajo explicándome lo que significaba medir, o bien el cambio instantáneo, o bien la acumulación de un infinito número de pequeñas piezas debajo de una curva.

Pero no se trataba de mi profe de cálculo preuniversitario, sino de otro sensei: Darwin.

De eso me enteré viendo la etiqueta que traía pegada.

Según la etiqueta ese Darwin que está muy sentadote en mi futón, es parte de una colección mentada Little Thinkers. Si uno googlea "Little Thinkers" se va a enterar de que en la colección se encuentran Einstein, Shakespeare, Socrates, Beethoven, Leonardo Da Vinci, Oscar Wilde y Galileo. Tambien vienen en marioneta. Incluso hay personajes que no se destacaron precisamente por ser grandes pensadores (ni pequeños): como Frida Kahlo, Buda o ese tal Jesús que mencionábamos al principio de esta bosta.

Los chacharean en un changarro en línea que se llama The Unemployed Philosophers Guild, aunque me dice la lupe que a Darwin lo compró en la Gandhi de Miguel Angel de Quevedo.

Después de echar un ojo a la colección de Little Thinkers, creo que hay mercado para las figuras de acción de la Liga del Escepticismo Flamígero que platicábamos hace unos años.

lunes, enero 17, 2011

Hereafter. O de cómo fue que Clint Eastwood me dejó chillando.

Ayer fuí a ver Hereafter, dirigida por el señor Clint Eastwood. Si quieren llegar con sus circunvoluciones cerebrales vírgenes ante la película, no sigan leyendo esto.

Pero si están indecisos para ir a verla quizá lo que sigue les ayude a decidir.

Si uno busca qué significa la palabra hereafter se va a encontrar, entre varias acepciones, con el tema de la película: el más allá o vida después de la muerte.

La película trata de 3 historias que en los últimos minutos de la película se terminan de trenzar en una feria de libro en Londres (excelente elección de locación). Hay un niño que busca con ahínco comunicarse con su hermano gemelo que ha muerto en un accidente; hay un obrero que en el mundo ficticio de Hereafter es un psíquico genuino (en la vida real no ha habido nadie que sea capaz de demostrar que tal cosa existe), capaz de comunicarse con los muertos de la gente que toca, habilidad que él percibe como una desgracia, y hay una reportera francesa, sobreviviente de un tsunami, que debido a esa experiencia ha echado un vistazo a ese más allá y no puede quitárselo de la cabeza.

Clint Eastwood, que es un señor que sabe lo que está haciendo cuando filma, retrata la cotidianeidad de esas tres personas; las que, como dice el cartel de la película: "tienen una relación especial con la muerte."

Quien se meta al cine pensando que va a ver una película de gente muerta, desengáñese. Lo que van a ver es a gente viva con sus cuitas, como las de todo mundo. Lo que me parece estupendo.

Por ejemplo, en el caso del agobiado obrero psíquico, interpretado por Matt Damon -que gracias a la batuta de Clint Eastwood logra hacer algo parecido a actuar- tiene como muchos de nosotros, ganas de coger. Conoce a una mujer de no malos bigotes con la que hay chance de satisfacer esas ganas. Hasta ahí todo bien, hasta que debido a su peculiar habilidad, en la primera cita, en lugar de decirle "bájate los chones" le dice algo parecido a "tu papá muerto dice que lamenta haberte bajado los chones cuando eras pequeña".

Otro ejemplo, la reportera decide escribir un libro, sobre Mitterrand. Convence a un editor que le da un adelanto y ella comienza a escribir. ¿Qué pasa entonces? Lo que le pasa a cualquier novato que escribe un libro: mientras está tirando líneas, comienza a divagar y en un acto de procrastinación que a más de uno le va a parecer familiar, deja el procesador palabras detrás de una ventana de google y se pone a buscar sobre otro tema que en ese momento es más interesante. En su caso, sobre la vida después de la muerte. El resultado de la búsqueda la lleva a conocer a una "atea y científica" que estudia el asunto y que le proporciona "evidencia incontrovertible" con el encargo de que procure usar su posición de escritora y reportera para divulgarla. La evidencia incontrovertible de la vida después de la muerte cabe en una caja y en unos folders y, en una escena más adelante, vemos la evidencia desparramada en una cama, mientras la reportera la estudia. La muy mentada evidencia consiste en papeles y diapositivas. Cuando la vía casi me carcajeo. ¿Cómo hicieron para obtener diapositivas del más allá? Misterio.

La historia del niño, Marcus, es la mejor lograda. Durante un rato, antes del accidente en el que es arrollado el mayor de los gemelos, vemos a los dos carnales que deben capotear a los de servicios sociales para que no se den cuenta que su madre, adicta, no es capaz de cuidarlos y los aleje de ella o peor todavía, los separe. Plan que se va por el caño cuando Jason, el gemelo mayor por 12 minutos, se muere.

El hilo narrativo de la desgracia de Marcus tiene varios momentos culminantes después de eso, como cuando busca a quien lo pueda ayudar a comunicarse con su carnal muerto. Marcus roba y se va a gastar el dinero en puros charlatanes: una señora que usa lectura en frío muy chafita para dar el pego de que habla con los muertos ante una audiencia, a la John Edwards, la muy hijadeputa, o un señor que alega servir de canal de una entidad antigua y sabia que le comunicará con su hermano, como esa chiflada de Ramtha de la película ¿Y tú que sabes? o un experto en psicofonía que enciende grabadoras y micrófonos para captar las manifestaciones de Jason.

Las caras que fastidio y desánimo que pone Marcus ante esos estafadores son para aplaudir.

Finalmente Jason da con el obrero psíquico que con gran reluctancia acepta "hacerle una lectura".

No voy a reproducir el diálogo aquí, pero sólo diré que después de la parte sobadísima en la que el muerto cuenta a través del medium, cómo es el más allá, lo que sigue es asombroso. Tanto que tuve oportunidad de experimentar, otra vez y con gran intensidad, la enormidad y la contudencia innegables del hecho de que todo lo horrible, lo genial y lo pitero que me ocurra no voy a compartirlo con mi cuate el cerdo. Nunca. También me perdí de todo lo horrible, genial y pitero que le pudiera haber ocurrido a él. Para siempre.

Snif y ni modo, hay que seguirle: de eso se trata la vida. Y también la película.

Vayan a verla.

pd. El más allá que retrata Clint Eastwood parece reunión de desmañanados en atrio de iglesia. Lo bueno es que sólo sale en ratos muy breves. Si toleran eso, lo del tsunami -buena destrucción, mala ciencia- y lo de la "evidencia" del más allá, lo demás es muy, muy bueno.

lunes, enero 03, 2011

Las primas de la lupe

Las primas de la lupe son unas mujeres muy chistosas.

No chistosas como Ricky Gervais, del que hablábamos hace unos días, pues ellas no están en el negocio de contar chistes con el objetivo deliberado de que su audiencia eche carcajadas. Lo de las primas de la lupe es más bien la comedia involuntaria.

Sólo las he visto en funerales, graduaciones, bodas, cenas de fin de año y en declaraciones de emancipación familiar. Solas, o abrazadas cada una por su lado al galán en turno, son anodinas. Pero cuando se juntan, se vuelven campeonas del humor involuntario.

Vean, por ejemplo, algunas de las frases que me tuve que soplar durante estos días de convivencia familiar, mutatis mutandis:

1. Yo soy acuario con ascendente en piscis lo que quiere decir, porque así lo dijo el autor de mi carta astral, que viviré toda mi vida en eterno conflicto por mis personalidades opuestas.

2. Las últimas noches las he pasado soñando con Neptuno. Eso se explica porque soy géminis que es un signo de aire. Esto también explica que sea yo una persona muy espontánea y muy artística, e inalcanzable para personas de signos pedestres o acuáticos.

3. Mi carta astral costó 500 pesos.

4. No lo dudo.

5. La astrología es ciencia.

6. Pues yo digo lo que pienso (esta fue dicha después de que la lupe interviniera para señalar que la astrología no era ciencia).

En este punto iba yo a meter mi cuchara revirando que decir lo que uno piensa no es una virtud por si misma, y que hasta defecto es, por donde se le vea, si uno no está dispuesto también a pensar lo que dice.

Luego iba a recitar las razones por las que las posiciones de unos pocos astros, al momento del nacimiento, no sirven para explicar la personalidad y que ninguna interpretación astrológica ha contribuido al conocimiento científico en alguna de las ciencias sociales o del comportamiento humano, más que como ejemplo de necedad y credulidad.

A continuación iba a enumerar algunos hechos por los que la astrología ni siquiera es consistente en su propio ámbito, como la precesión de los equinoccios, fenómeno debido a la rotación como trompo del eje de la Tierra y la razón por la que el tránsito actual del Sol por las constelaciones zodiacales NO corresponde al mismo tránsito por el que el Sol pasaba hace 2000 años.

Iba a hablarles del efecto Forer, que consiste en la tendencia de la gente a calificar como muy atinadas a su persona declaraciones vagas y generales, dirigidas a ellos, pero que pueden aplicarse también a un montón más de gente. Iba a comentarles de los experimentos que confirman el efecto Forer, en los que se le dan a un grupo de individuos los mismos resultados de una evaluación de personalidad y donde todos califican las afirmaciones como muy pertinentes y exclusivas a su persona (James Randi tiene un video que ilustra esto usando una misma carta astral para un grupo de estudiantes).

Les iba a decir que la astrología, lo mismo que la lectura de cartas de tarot, la psicografología y alguns formas de psicoterapia, parecen funcionar por defectos de la percepción humana. Defectos que todos tenemos, pero que algunos procuramos componer usando algo de pensamiento crítico y escéptico.

Iba a cerrar diciendo que no me oponía a que creyeran las chifladuras astrológicas que se les ocurrieran. Que si les placía tomar sus decisiones más importantes con base en "es que soy géminis y estoy rellena de aire" están, obviamente, en todo su derecho. Pero a lo que sí me oponía es a considerar a la astrología como ciencia pues los astrólogos cacarean ofrecer una explicación definitiva a la compleja, asombrosa y desconcertante personalidad humana, y las explicaciones definitivas a cosas complejas, asombrosas y desconcertantes no funcionan. Las que funcionan son las explicaciones provisionales, sometidas a revisión y basadas en evidencia, es decir, las explicaciones que proporciona la ciencia.

- Y también me opongo a que se destinen recursos y espacios públicos a la astrología y a otras pseudociencias - iba yo a concluir.

Tome aliento para echar mi discurso y me quedé mudo, con la boca abierta, pues tuve una epifanía de calidad cinematográfica.

Tenía ante mí, no a tres primas de la lupe, sino al trío de brujas de Furia de Titanes: ciegas y peléandose por echar un vistazo a su realidad a través de un instrumento muy empañado volcado en el suelo polvoriento.

En este caso, el instrumento pitero era la astrología. Un F-R-A-U-D-E como le decía Carl Sagan.

pd1. A una de esas primas de la lupe le regalé hace un año El mundo y sus demonios de Carl Sagan. Creo que en el transcurso de un año sólo ha leído la dedicatoria que le puse. Espero que para las fiestas de fin de año en 2011 haya avanzado otro renglón. O mejor aún, que haya puesto a circular el libro.

pd2. Otra razón por la que preferí ahorrarme la confrontación se debe a que, como en muchas confrontaciones de este tipo, los interlocutores de uno interpretan la frase "esto que te han dicho no es cierto" como "eres imbécil" y no se me daba la gana lidiar en ese momento con gente confundida. Máxime cuando me encontraba yo a mitad de una sesudísima reflexión geométrica mientras pasaban Casino Royale en la tele: ¿sería el trasero de Eva Green igual de redondo que el de la diana?