lunes, octubre 29, 2012

Las Chido/Culeras Crónicas Culinarias de Culituerto y Culimocho: Festival de la Paella

Si tuviera que enumerar parejas geniales mi lista incluiría el chocolate y la menta, el bolillo y el aguacate y Sherlock y Watson. Y la paella y el vino de Freixenet.

Click en la imagen para leer sobre esa última pareja.

viernes, octubre 19, 2012

Aprendan feisbuqueros

Cada vez que entro a facebook y lo veo retacado de citas apócrifas pegadas a fotos, lo interpreto como señal de que el mundo está mal.

Así que ahí va mi aportación para componer eso.


miércoles, octubre 17, 2012

Ibargüengoitismos en portavasos.

La lupe fue hace unas semanas a una tienda de Algarabía y regresó con un paquetito de 20 portavasos



Los leí identificando, con la mamonería que me caracteriza, el título al que pertenecía cada uno. Al terminar me pregunté:


- ¿De dónde vamos a sacar a 20 lectores de Ibargüengoitia para empedarlos y que se usen estos portavasos?


La solución me la dio una amiga cuando le conté mi dilema. Fue simple y genial.


- Mejor tú y la lupe tómense 10 vasos cada uno.


Además de detonar una buena idea etílica, los portavasos rellenos de ibargüengoitismos sirvieron para que reviviera mi participación de coadministrador de la página de fans de Jorge Ibargüengoitia en Facebook. El razonamiento que me impulsó a hacerlo fue el siguiente: "si pongo fragmentos temáticos de la obra de Ibargüengoitia quizá evite que el Universo implote por godinez execrable posteada en Facebook".


Sintiéndome salvador del Universo escogí de la narrativa de Ibargüengoitia los fragmentos de las relaciones de sus protagonistas con las mujeres de sus historias. La de Paco Aldebarán con Sarita y con Gloria Revirado, la del Negro con Lucero y Amalia, la de su personaje autobiografiado con el personaje de Luisa Josefina Hernández en los cuentos de La mujer que no y La Vela perpetua y algún etcétera. De esos fragmentos el comentario menos desafortunado que recibí fue: "Las mujeres en las novelas de Ibargüengoitia suelen ser o muy recatadas, moscas muertas o imposibles de poseer."


Luego continué con fragmentos de un tema que titulé "mocosos execrables" y ahora estoy haciendo uno sobre los trabajos que decía que pasaba Ibargüengoitia al momento de escribir.


¿Quién hubiera pensando que unos portavasos iban a ser inspiración de momentos tan divertidos?


Nota mental: que el siguiente bloque de fragmentos sea del tema "alcohol".

martes, octubre 16, 2012

Oh, Ангелина

En 1996, cuando asistía a la escuela de escritores de la SOGEM recibí de Alejandro César Rendón una de las tareas más interesantes que me han encargado.

"Escriban una obra de teatro en tres actos" dijo (eso no fue lo interesante). "Usen de protagonista a la persona que les toque en estos papelitos que vamos a sortear".


A mí me tocó uno que decía Angelina Beloff. El resto de los papelitos que les tocaron a mis compañeros de clase de Guionismo I traían nombres de extranjeros notables que habían dejado un buen cacho de su obra en latitudes mexicas.


Entonces era yo mucho más turulato que ahora y no sabía quién era Angelina Beloff. Tampoco había wikipedia a la mano que compusiera en dos clicks esa situación. Por lo tanto, me apersoné en una biblioteca donde me enteré que Angelina Beloff fue una pintora rusa, que estuvo casada con Diego Rivera con quien vivió en París y con quien tuvo un hijo que se les murió de meningitis, que después vino a México -no en pos de Rivera- que le gustó y se quedó y que se volvió autoridad de teatro guiñol.


Eso lo averigüé en el acervo diminuto de la biblioteca de la esquina. Para saber más fui a la Biblioteca México y encontré Querido Diego, te abraza Quiela de Elena Poniatowska, una ficción en forma de epistolario en el que la autora usa la voz de la pintora para hacer un resumen de la relación de Diego y Angelina en París y de los afanes de la última por conocer México.

Con ese material me senté frente a la máquina de escribir (debe haber sido la última vez que usé una de esas cosas antediluvianas) y me puse a escribir un culebrón del que sinceramente espero que haya terminado en el bote de basura, y cuyo punto culminante consiste en un agarrón de greñas entre Angelina Beloff y Frida Kahlo, no por los amores de Diego Rivera, sino por la trascendencia de la obra pictórica de cada una. O alguna otra burrada insufrible que se me ocurrió para cumplir con la tarea. Nada se perdió ahí.


De esa tarea aprendí dos cosas. Primero, que los textos de Elena Poniatowska no son nada inspiradores. Y segundo, que quería saber más de Angelina Beloff, de preferencia sin pasar por interpretaciones cursis y noveladas de su vida.


Pasaron años y la primera vez que pude ver una pintura de Angelina Beloff fue cuando abrieron el Centro Cultural Tlatelolco y lo rellenaron, entre otras cosas, con la Colección Blastein. Ahí me encontré esto:


Avenida Hidalgo vista desde Bellas Artes”(1949)

Pasaron más años y en Guanajuato, durante el reciente Cervantino no. 40, como serendipia con chiripa, después de mirar en Casa Sinaloa los títeres de Pedro Carreón, fui con la lupe a mirar qué había en la Feria del Libro de las Artes en el Patio de la Santísima Trinidad (pegado a la Universidad de Guanajuato). Ahí me encontré con un catálogo de una exposición titulada Angelina Beloff, trazos de una vida y fui feliz.

La exposición se inauguró en el Museo Mural Diego Rivera en febrero de este año, y tantito por imbecilidad mía y tantito porque mi chamba apesta (y en febrero apestó horrendo) me la perdí.


Sin embargo, tengo el catálogo de una obra pictórica notable y que me gusta mucho -que es más de lo que puedo decir de la mierda irredenta que pintaba la Kahlo-. De lo que he visto, mis preferidos son los cuadros de escenas urbanas -como el que está arriba-. A continuación va un grabado de un rincón chido de la ciudad.



Si no la conocen usen sus deditos para googlear más sobre Angelina Beloff. Una de las virtudes de su obra es que sirve para quitarse el mal sabor de boca que dejan los fridakahloinómanos.

lunes, octubre 01, 2012

Convocatoria para cuento de ciencia ficción

Me pide Gustavo Arciniega que les comente, avezados lectores, que el Instituto de Astronomía de la UNAM está convocando a su 2do Concurso de Cuento de Ciencia Ficción "Las 4 esquinas del universo".

A continuación reproduzco las bases del concurso y enfatizo los puntos importantes.
De los participantes:

1. Podrán participar las personas con residencia en México y mexicanos en el extranjero.

2. La participación será individual.

3. Cada participante podrá concursar con solamente una obra.

De la obra:

1. El cuento debe ser escrito en castellano, inédito (ya sea en medios impresos o electrónicos) y sin participación paralela en otros concursos.

2. La obra deberá estar enmarcada en el género de la ciencia ficción, abordando algún tema relacionado con la astronomía, ya sea en sus conceptos fundamentales como en las teorías o fenómenos relacionados con ésta, por ejemplo: la gran explosión, cosmología, relatividad, sistemas planetarios, galaxias, medio interestelar, mecánica cuántica, formación estelar, etc.

3. La extensión será de un mínimo de 8 cuartillas y un máximo de 25, escritas a doble espacio utilizando la fuente Arial a 12 puntos.

4. Los trabajos deberán aparecer suscritos bajo seudónimo, enviarse cinco juegos impresos en un mismo sobre o paquete, de ser posible añadiendo una copia en formato digital en un disco compacto rotulado con el seudónimo. Si se utiliza el servicio postal nacional se deberá enviar a la dirección:

Concurso de Cuento “Las cuatro esquinas del Universo”, Instituto de Astronomía, UNAM, Cubículo 15, Apartado postal 70-264, Ciudad Universitaria, México D.F. 04510, México.

En caso de utilizar algún servicio de mensajería privado la dirección es:

Concurso de Cuento “Las cuatro esquinas del Universo”, Instituto de Astronomía, UNAM, cubículo 15, Circuito exterior s/n, Ciudad Universitaria, México D.F. 04510, México, Tel. (55) 56-22-39-06.

5. Dentro del sobre o paquete que contenga la obra, se deberá adjuntar un sobre chico, cerrado y rotulado con el seudónimo, en donde se incluya una ficha con los datos del autor: nombre completo, dirección, teléfono y correo electrónico.

6. La presente convocatoria queda abierta desde su publicación y hasta el 17 de noviembre de 2012. En todos los casos se tomará en cuenta la fecha del matasellos postal. Después de esta fecha ningún trabajo será aceptado. Los envíos se harán bajo la responsabilidad del participante.

7. Los autores, tanto de la obra ganadora como de las obras con mención honorífica, aceptan al momento de participar ceder los derechos de su obra a la Universidad Nacional Autónoma de México.

De la premiación:

1. Habrá un primer premio de $15,000 M.N.

2. Se hará la publicación de un libro con las mejores obras consideradas por el jurado y/o el comité organizador bajo el sello de la Universidad Nacional Autónoma de México.

3. La selección de las obras ganadoras y el resto de las obras publicadas será hecho con base en su fundamento científico así como en su calidad literaria.

4. Los autores cuya obra sea publicada serán merecedores a una mención honorífica y 5 ejemplares del libro.

5. El jurado estará integrado por 5 personas con capacidades demostradas en los campos literario y/o científico.

6. Los resultados del concurso así como el lugar y fecha de la premiación, serán dados a conocer en esta página.

7. El jurado tendrá la capacidad de declarar desiertos los premios si los trabajos no reúnen los requisitos necesarios.

8. Cualquier caso no previsto en la presente convocatoria será resuelto según el criterio del comité organizador.
Nótese el punto 3 de la sección de la premiación. Colijo de ese punto que no sólo hay que escribir bien sino hay que escribir bien y buena ciencia. Me acordé de lo que decía Sagan al respecto en el Cerebro de Broca.

Por otro lado también estuve buscando algún texto de gente que haya participado de jurado en certámenes literarios (no necesariamente de ciencia ficción) o que supiera algo más que yo del tema. Encontré dos que me parecieron pertinentes. Uno de Héctor Torres y otro de Abel Amutxategi.

Los invito a sentarse a producir un texto y mandarlo a Las 4 esquinas del Universo.